Corta y triste historia de amor

escrito por Plaga el 19 enero 2013

Sin comentarios

Hace tiempo que no publicamos ninguna historia en el blog, simplemente nos habíamos olvidado de esta categoría del sitio, pero debido a que recientemente me propuse que iba a leer mucho más y me refiero a libros, historias, etc. Es por eso que al navegar por Facebook me encontré con esta corta historia de amor o más bien desamor, que me gusto y que es perfecta para las personas que no estamos acostumbrados a leer mucho, ya que es interesante y muy corta.

Love

TRISTE HISTORIA DE AMOR ♥’:

Ella: ¿Hola?
Él: Hola, soy yo!
Ella: (Se queda en silencio un momento) … Tú otra vez?
Él: No me cortes! Déjame decirte algo!
Ella: …
Él: Mira, yo sé que terminamos, pero … Aún te amo! No importa si ya no quieres estar conmigo … Pero no podemos dejar de hablarnos! Me prometiste que nunca saldrías de mi lado sin importar lo que pase, ¿no?
Ella: (Silencio) … Todavía no te diste cuenta? Quiero olvidarte.
Él: Lo entiendo, pero podemos ser amigos.
Ella: No, no podemos…
Él: ¿Por qué?
Ella: …
Él: Éramos muy felices, ¿no? Tuvimos un montón de diversión juntos … Con sólo mirar el uno al otro, ya sonreíamos … Pocas palabras han hecho que nuestro día valga la pena, no lo es?
Ella: Sí ……
Él: ¿Y qué?
Ella: …
Él: Responde.
Ella: Por qué no quiero volver a verte. Me has hecho llorar mucho.
Él: Lo sé, pero yo también te hice sonreír mucho, ¿verdad? Sé que no debería haber dudado de ti
Ella: Ya es demasiado tarde.
Él:-Pero
Ella: Adiós.
Él: Espera, me-
(Cuelga el teléfono)

Unos días más tarde…
(Suena el teléfono)
Ella: ¿Hola?
Él: Hola, yo otra vez!
Ella: Aff, lo que quieres esta vez?
Él: ¡Relájate! Yo sólo quiero hacerte una pregunta …
Ella: (Silencio) … Dime.
Él: ¿Vos me amaste?
Ella: Amé.
(Ambos están en silencio por un tiempo)
Él: Bueno … entonces no era una mentira … Oye, te puedo decir algo?
Ella: Dime.
Él: Aún te amo, ¿ok? Yo siempre te amaré. Te lo prometo, no importa cuánto tiempo pase, yo siempre te amaré.
Ella: (Silencio) … Am.. Ok.
Él: ¡En serio!
Ella: …
Él: ¿Estás ahí?
Ella: (Cuelga el teléfono)
Ha pasado un mes…
(Suena el teléfono)
Ella: ¿Hola?
Él: Soy yo, no cuelgues!
Ella: ¿Por qué no habría de hacerlo?
Él: Mira, por favor, vamos a terminar este asunto. Para de evitarme. No te veo más en la escuela!
Ella: Me cambié de escuela.
Él: ¿Eh? ¿Por qué?
Ella: No quiero verte.
Él: …..
Ella: ¿Y entonces? ¿Qué quieres decirme?
Él: ¿Por qué actúas como si quisieras hacerme daño?
Ella: (Silencio.)
Él: ¿Eh?
Ella: ¿Y tú, no me hiciste daño? Juraste que confiarías en mí!
Él: ….
Ella: Hiciste promesas para luego no cumplirlas..!
Él: ….
Ella: ¿Por qué no te olvides de mí, ¿eh?
Él: ¿Por qué es el día en que me olvido de ti … Yo habré muerto.
Ella: Entonces, muérete!.
(Off)
Unos cuantos meses más se pasa. El chico continuó marcando su número… Hasta que un día, por alguna razón, ella atendió.
Ella: ¿Hola?
Él: Soy yo.
Ella: ¿Qué vas a hacer ahora?
Él: Calma, no llamé corriendo detrás de ti.
Ella: ¿Eh?
Él: Sí, te he olvidado.
Ella: (Silencio.)
Él: Sólo llamé para decir eso.
Ella: ¿Por qué te decidiste a olvidar? (Con voz temblorosa)
Él: … Porque me lo pediste.
Ella: ¿Cómo así?
Él: Te amo y siempre te amaré. Pero te olvidaré.
Ella: ¿Qué? No entiendo!
Él: Adiós.
Ella: ¿Qué? ESP–..
(Pero él ya había colgado)
UN MES se pasa y el muchacho nunca volvió a llamarla. La chica preocupada decidió ir a la casa del chico a ver cómo estaba… y una señora (madre del chico) abrió la puerta.
Ella: ¡Hola!
Mamá: ¡Hola! .. (La madre del niño tiene un tiempo, pero reconoce el hijo del ex) ¿Cuánto tiempo! ¿Qué estás haciendo aquí?
Ella: Yo vine a ver cómo está su hijo.
Madre: (empieza a llorar)
Ella: Señora, ¿qué pasó?
Madre: (llorando) No te has enterado?
Ella: ¿Qué?
Madre: .. El se suicidó…
Ella: ¿Qué? (Sus ojos se llenan de lágrimas)
Madre: (llorando) Creo que fue para ti que dejó esta carta.
La chica recibió la carta y se fue a su casa. Cuando llega a casa, se encerró en su cuarto, se puso a llorar y solo algunas horas después tuvo valor para leer la carta que decía así:
“Sé que se rompí una promesa cuando no confié en ti … Pero yo no quiero romper más ninguna … Ahora puedo decir … que te he olvidado.”
La chica entendió que la última llamada era una despedida. Él le había avisado pero ella no había entendido. El muchacho había cumplido la promesa que la amaría hasta el final y que se olvidaría de ella solo cuando muriera. El chico quiso demostrar que cumpliría sus promesas de una manera u otra.
Lo que el tipo no sabía era que la chica esperaba sus llamados todos los días. Y cuando colgaba, ella se ponía a llorar. Por más que ella le dijo que quería olvidarlo, ella estaba apenas intentando convencerse a sí misma. Ella siempre lo había amado pero no quería admitir.
Al día siguiente, la niña fue encontrada en su cuarto ahorcada con una carta que estaba escrito:
“Tu cumpliste tu promesa, ahora tengo que cumplir las mías. “Yo me quedaré a tu lado, no importa lo que pase”.
Los dos cumplieron sus promesas. Pero los dos lamentaban una sola cosa. No las cumplieron juntos en la vida.
Todavía tienes tiempo… Sé fiel tu novia/o… Deja el orgullo de lado… y cumple con lo que le prometiste. ♥’

Todavía no hay comentarios, se el primero!

Escribir un comentario