Chiste: El león poeta





León

Una mañana en la selva, el león se despertó con ganas de recitar poesías. Como todos los animales le temían al león cuando se enojaba, se pusieron atentos alrededor de él mientras éste recitaba:

– Oveja, oveja… acércate y bésame la oreja.

Y como la oveja no quería tener problemas, fue y le besó la oreja.

Mientras tanto, el león seguía:

– Serpiente, serpiente… acércate y bésame la frente.

Y como la serpiente tampoco quería tener broncas, fue y le besó la frente. El león recitó:

– Piojo, piojo ven y bésame el un ojo.

EL piojo no lo contradijo y le besó un ojo. De pronto, el león notó un movimiento rápido entre las hojas y vio que alguien se escapaba, y de inmediato exclamó:

– ¿A dónde vas sapito? ¡No te hagas pendejo!



Deja tu comentario
Tu Comentario